27 jun. 2009

Confesiones de una mujer "hedo-barista"

(A Mr. D, alias "Mi amuleto de la suerte", por la inspiración gracias a su post de hoy...)

No sé, no sé si sea buena idea decir todo lo que voy a decir... No sé si sea prudente. Pero bueno, a veces cometemos locuras, ¿no? Esta es una d eesas, que yo califico "locuras menores".

Es que estaba anoche, luego de un día intenso de reestructuración y organización de mi casa, Shiraz en mano, con moras y fresas en un cacharrito, los pies en alto, las cutículas remojadas en crema, mi gato en la panza, pensando en lo bueno que me caería un masajito...

... en aquel masajito que alguien alguna vez me prometió. Y claro, nunca cumplió. Un hedonista de mierda que, como yo, se gozaba todo lo que le daba gusto más de una vez por día si podía. O todo junto, si era posible.

Y me fui pensando y pensando en que, como dice el sabio desconocido que es mi padre "yo habré tenido malos ratos, pero no malos gustos"... Y no hay nada, en materia de flirteos y amoríos, que me descoloque, me obnubile, me emocione tanto como la cómplice juguetona compañía de un hedonista o sibarita. O un poco de ambos. Es fatal.

¿Que cómo se les reconoce? Tomen nota, mis lectoras. Corríjanme si me equivoco, mis lectores.

Vestir: ajustado a lo más "bajo perfil" posible, usan telas finas, cortes buenos, piezas que les hacen lucir bien. Marca o no. Los que no usan marcas son aún más interesantes porque son, de paso, quisquillosos con los asuntos que tienen que ver con tersura o rugosidad de TODO lo que les rodea. Pero, eso sí, no andan con los puños cerrados y los cuellos apretados: con una se zafan las corbatas de fina seda y se desabrochan un botón el cuello, se arremangan las mangas de la camisa y montan un cafecito en la estufa mientras le ofrecen a una desde agua hasta vino pasando por limonada. Siempre he dicho que es el termómetro de llos para con una...

Comida: lo que les provoque o le provoque a una, pero bien hecho, bien servido y bien puesto en la mesa. El sitio donde comen cuenta (ornato y pulcritud), la cantidad de gente en el sitio cuenta (menos es más) y la bebida con la que acompañan la comida cuenta. Un par de veces me han consentido dejándome escoger que tomar y, en ambas, dicho por ellos, iba perfecto el maridaje. Que no fue poca la escuela que tuve ni la confianza que me han dado...

Vicios: Alguno tienen. O fuman, o beben o ambos. Y todo tiene nombre y apellido. Son tragos, son cigarros, son tabacos, son pipas... y son con estados emocionales especiales, son con ocasiones específicas. Lo más fino que llegué a ver fue un tercio que fumaba un cierto habano, de una cierta marca y un cierto número (algo aprendí con él, que no se diga que no se aprende de cigarros...) y comía chocolates en el interin. Pero chocolates finos, de los praliné, que justo le había llevado ese día por una cortesía para la merienda de amarettis con café y whisky que solía servir para nuestras tardes de tertulia en su casa. Brutal la mezcla. En mí, en el efecto que tuvo en mí. Me recordó a "Il Padrino", esa mezcla de fuerza innegable, de masculinidad total... tan asumida, que un chocolatico sólo podía ser tomado desde un "en el fondo, el viejo es un afecto a los dulcitos"...

Detalles: desde el llavero hasta el carro, niñas, fíjense bien, colores, marcas selectas, pragmáticos pero completos. Según el estilo de vida de cada uno, así serán las marcas y los colores (sobrios o no). Siempre habrá alguna. El más sentimental dirá "ah! No, es que... es el llavero que me regaló alguien que mucho me quiso...". Se infiere que ellos también la quisieron, pero no lo confesarán fácilmente, no con ustedes en los alrededores. No se ve bien, niñas, no se ve bien... además que se le apretuja a una la curiosidad con el corazón y dice "qué lindo... es un romántico..."

Y siendo franca conmigo misma, el efecto que los hedonistas-sibaritas tienen en mí se sublima si, de paso, el tipo es culto, lee, tiene material para recomendar, coincidimos en tomos, descosemos algún libro o construimos loas para otro...

Mal, me gustan mal. Me desquician. Me ponen, como dicen en Argentina.
Y, pregunto, ¿qué tengo que siempre tengo alguno cerca?
Las ovejas buscan su pareja, dicen...

En fin, me voy a desayunar para ir a trabajar. Esta tarde, si logro encontrarlo libre, me sentaré a hablar con el único sibarita-hedonista que tengo por amigo. ¡Por decisión mutua! Que si no, hubiera podido ser otro lío de pantalones en mi vida... de esos que pasan y no se quedan.

Porque ese es el bemol de estos chicos, muchachas: ninguno se queda...

Hm! Me acordé de la canción de Francis Cabrel, Le Noceur:

"... Lui, c'est un noceur, un noceur, un noceur
Un dandy, un rouleur ...."

"... el es un ligero, un ligero, un ligero
un dandy, un timador..."

Lo siento, niño O... se me parece taaaanto a ti....

4 comentarios:

Vcellistagirl dijo...

es exactamente la clase de hombre que me gusta...

te falto algo... son poliglotas!

esos hombres dios!!! me mantan

Fool dijo...

Se me rompió el soporte de mis lentes y una cuerda de la guitarra mientras te leia. Estaba cagado de la risa y un mal movimiento pess...

Esos halitos de hedonismo me recuerdan a Jaques Brel.

Tambien a Facundo Cabrales diciendo: 6mil millones de personas en el mundo, y vas a estar sólo con una?

eventualmente a los 30 - 60
el hedonísta se casa.

dejá el gato el gato y el vino y salí!

Lulu dijo...

Vcellistagirl: Ah! Por Dios! Cómo olvidé eso?! Es verdad!
Lo único que me reviventa un poco es que le pidan a una hablar en la cama en otro idioma. Allí me pongo de malas pulgas...

Y lo otro: 98% de las veces son gorditos, rellenitos, pasaditos de peso, con cauchitos... o tendencia a subir de peso con sólo ver el agua.

Lo que siempre me pareció delicioso es que, no sé si por la constitución física o lo arrogantemente soberbios que se ven desde su masculinidad, son divinos para abrazar y perderse en un abrazo.

Aunque una sepa que eso es sólo un paraje temporal.

Un saludito, compañera de hedonismo sibarita!

Mr. Foolish Boy:
¿Y qué tocabas en la guitarra cuando me leías? Mal, vamos mal... Con lentes, Brel (y quizás francés?) vino, guitarra, desfachatado para escribir, cínico y romántico, dandy, noceur, rouleur, hedonista...

... y exigiéndome salir?

Bueno, dejate de boludear y entrompá!!

Pronóstico reservado... ¿la suite? dans le prochain numéro!

Fool dijo...

El proximo numero un tanto "orgulloso" no me dijo el próximo paso.

Tocaba sabina, trataba de sacar "Bruja". Se me safaron los lentes que los llevaba a media nariz y tratando de atajarlos pues... Me pasé de tosco supongo.