21 jun. 2010

Cielo Rojo

Sólo sin tu cariño
Voy caminando, voy caminando,
Y no sé que hacer
Ni el cielo me contesta,
Cuando pregunto por tí mi bien

No he podido olvidarte
Desde la noche, desde la noche
En que te perdí
Sombras de duda y celos
Sólo me envuelven pensando en ti

Deja que yo te busque
Y si te encuentro, y si te encuentro,
Vuelve otra vez.
Olvida lo pasado
Ya no te acuerdes de aquel ayer

Olvida lo pasado
Ya no te acuerdes de aquel ayer.

Mientras yo estoy dormido
Sueño que vamos los dos muy juntos
A un cielo azul.
Pero cuando despierto
El cielo es rojo, me faltas tú

Aunque yo sea culpable
De aquella triste, de aquella triste
separación.
Vuelve por Dios tus ojos,
Vuelve a quererme, vuelve mi amor

Deja que yo te busque...


Luis Miguel. Cielo Rojo

Las rancheras son como los boleros y los tangos: todo el mundo tiene uno preferido, entrañable o cercenante que lo define, lo arrebata o lo enternece. Sea del país que sea.

A mí, la ranchera que me gusta es ésta. Y en esta versión, no la de Lucero con Luis Miguel. quizás porque soy más dada a los violines y el sentimiento que de ellos se desprende. Quizás porque soy más dada a los acordes dramáticos y no los acompasados. Quizás porque la voz de él es lo suficientemente sentida como para que no tenga que actuar en el video.

Y de la cacnión, hay dos pedacitos que me gustan mucho:
"Mientras yo estoy dormido, sueño que vamos, los dos muy juntos, a un cielo azul. Pero cuando despierto, el cielo rojo, me faltas tú (...)"
No concilio una imagen mejor, para definir el tormento de una pérdida amorosa no deseada, que el despertar de un cielo azul, pacífico, calmo... a un cielo rojo, que encegece, que desespera.

"Deja que yo te busque y si te encuentro, vuelve otra vez. Olvida lo pasado, ya no te acuerdes de aquel ayer"
Porque en el amor, para hacer que las cosas duren, una vez zanjadas las diferencias, discutidos los argumentos de ambos, definidas las medidas a tomar, se deben aplicar los correctivos para enmendar las cosas erróneas o equivocadas... nunca sacar a relucir cosas viejas ya corregidas. No resulta ni sano ni pertinente.

Para mí las rancheras no son para matar, enaltecer o llorar un mal de amores. Nunca. Ni los tangos. Algún bolero que pasó por la radio fue motivo de pensamientos torturadores o llorosos, pero no soy de las que creen en "una botella y una ranchera/un tango/un bolero para matar el despecho". Eso toma tiempo. Y es un proceso mucho más sano que saturar al hígado de néctares espirituosos.

Para mí son géneros musicales que, por sí o por no, nos hablan del amor. Todas las formas, todos los matices, todas las perspectivas y todo lo que entraña el hecho de amar quedan reflejados en esos géneros. Y, confieso, creo que todo lo que hacemos, a izquierda o derecha, entre el cielo y la tierra es asunto vinculado al amor.

Y quien no me crea, que se analice a ver si no tiene ninguna ranchera, tango o bolero que le guste o le haya gustado mucho alguna vez en su vida. Luego me cuenta cuan humano es...

3 comentarios:

marichuy dijo...

Miss

La canción, es de mis favoritas de toda la vida; hermosa letra y arreglos. Pero no es la versión de Luis Miguel la que prefiero.

Aquí le dejo un link con la versión de Lila Downs

http://www.youtube.com/watch?v=yyg1-B0qKUc

Un abrazo ranchero

Lulu dijo...

Miss!
Lo que pasa es que, yo a Lila Downs, para ranchera no la tomo en cuenta...
... ella es tan "loba", en el sentido en que la describe otra mexicana (junguiana), Clarissa Pínkola Estés (Mujeres que corren con los lobos/El jardinero fiel), que, perdóneme, cuando digo que alguien es cónsono con su ser más profundo, su raiz más cósmica, su unión cielo-tierra, no puedo pensar en alguien que lo haga mejor que ella.

Y su voz lo atestigua: a veces le sale de la tierra, a veces del fuego, a veces del viento, a veces del agua que lleva dentro. Siempre desde las tripas, desde las entrañas, desde su feminidad y su alma.

Esta, más que una ranchera, es una experiencia musical. Por eso escojo "como ranchera", la de la voz de Luis Miguel.

Pero le agradezco la referencia... no le conocía esta versión a ella.

Es que hasta en las lenguas indígenas uno le siente la fuerza a esta mujer. Qué manera jodida de cantar que tiene!!

Un abrazo mágico.

GAB dijo...

Creci oyendo a Javier Solis, que siendo estrictos no es completamente ranchero, sino que crea su propio estilo que despues bautizaron como bolero-ranchero, pero se le consideraba (murio joven) como el sucesor de mire nada mas -Pedro Infante-, de sus canciones le recomiendo -espumas-, ♪♫ no resisto ponerle un pedacito de la letra:

"espumas tembladoras
de aguas fugitivas
van retratando amores
y bellos recuedos que
deja la vida se trenzan
en coronas de blancos
azares de rosadas
diademas cuando llevan flores
de la siempre viva"

Que bueno tu intento de desmitificar a la musica ranchera, sacandole de los lugares pre-post taberneros, ciertamente son eso -pero no solo eso- son el alma que guarda ese sentimiento que a todos no enaltece o nos abisma, pero ciertamente no nos deja -apaticos-

Por que sera, que sus post, me retrotraen del lugar donde este y me lleven a un asiento cerca de usted para platicar -largo y tendido-?

debe ser su calidez.

le dejo muchos -muchisimos- saludos

Se le extraña.