13 ene. 2010

Arqueóloga sin respuestas



Todas mis eras geológicas expuestas, desnudas, abiertas, entre mis manos.

Abro la caja de recuerdos de mis antiguos correos, mis cartas, mi correspondencia. amigos idos, venidos, reencontrados, desaparecidos.

Y como munida de una brocha y un pantalón caqui, bajo el sol abrasador mitigado por un sombrero, me dispongo con todo cuidado y curiosidad a revolver mi hallazgo: las antiguas ruinas de mí misma.

¡Qué de fragmentos he encontrado! ¡Cuánta valía en cada palabra que creía no sólo inexistente sino pronunciada vanamente!

¿A dónde se han ido todos esos fragmentos de mí que eran visibles en los otros, esos que me escribían y me llamaban "amiga"? Esos que aún, a pesar de las distancias y gracias a la modernidad, me recuerdan, me ven crecer, me sacan sonrisas y se dejan hacer sonreir por mis notas?

¿A dónde? ¿Cuándo? ¿Por cuánto tiempo?

Quizás no importe ninguna de estas respuestas sino lo que en conjunto se arme con todas mis preguntas. Y la certeza de que, quizás, muchas preguntas se mem queden sin respuesta.

De allí, en más, sólo me quedará pensar, analizar y divagar para recordar lo inexistente.

5 comentarios:

Lulu dijo...

Esta nota debía, originalmente, publicarse ayer. Fue ayer que la concebí e hice la foto...

... el tema es que con tanto jaleo a nivel nacional por nuestro racionamiento de luz y nuestra debacle política, la ira y la frustración me ganaron y decidí estar más tranquila para publicar "algo en torno a lo que pasa en el país ahora".

Pero, he decidido que no. Que por los momentos no. Que mejor posteaba loq ue tenía pensado.

Así que, es posible, tendremos algo sobre lo más reciente d emi acuciante realidad como ciudadana de a pie por acá, la bizarra realidad venezolana que me toca.

Por los momentos, sólo soy yo... en mi burbuja emocional. Tratando de dar una bocanada de aire a tantos que, como yo, se ahogan si sólo masajean consecuencias lógicas a actos irresponsables de otros... sin poder hacer absolutamente nada para modificar el curso de nada.

Así que, sepan dispensarme la nota acá... Hago lo que se puede, un día a la vez...

Gracias por seguir leyendo y seguir participando!

Patri S. dijo...

Lulú, lo que pasa en el país nos tiene malhumorados, pero yo sí casi postee acerca de ello, sólo que con un leve intento de arte.

No andaba perdida, sino de parranda, literalmente.

Andas mirando bastante al pasado ultimamente, no?

Besos.

Ana dijo...

Hola Lulú!
la verdad no se que decirte... la situacion de tu pais es algo complicado y dificil... solo deseo que estes bien... y pues vamos!
tienes que cuidar tu salud, higado, vesicula, etc...
=)
abrazos

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Ese Chavez... cómo te hace renegar!

Ya te dije!

Lulu dijo...

Patri: Sí, me leí tu post. Sigo sin cambiar de idea: no pienso escribir de las noticias de mi país por acá... Soy producto de mi sociedad y al que quiera leer qué pasa en el país, que lea la prensa. Yo, aquí, sólo comentaré de mi vida a través de lo que la literatura me permita.

Nada más.

¿Mirando al pasado? Y cómo evitarlo? Si ando limpiando cachivaches en casa de mi mamá y ando viendo trastes de una de mis "vidas pasadas" en esta vida!! Jejeje..

Besos a tí!!

Anita: Uh! No diga nada. Haga su vida, que haciendo vida normal, de repente a los de acá se les da por aspirar a nada más que "una vida normal" y listo... seremos un país.

Ah! Claro! Toda mi salud está en las malas por las rabietas? Es que las indignaciones no tienen tamaño, Anita, no vieras tú... Pero sí, decidí que iba a actuar en la medida de lo que pudiera, ni más ni menos. ;)

Abrazos a tí!!

Miss You, only you:
Y bueno, mi negra, tú me conoces!! Las injusticas, a los leos, nos hacen rabiar mal! Y renegar más! Jajajajajajajajaja...

¿O no? Dígamelo por su propia perspectiva... ;)
Abrazos...