24 dic. 2009

¿Feliz? Navidad...

Esta es la época del año en la que, desde hace como 5 ó 6 años, vengo cuestionándome hasta que punto la sociedad se transforma por una fecha del calendario.

La gente se desea entre sí lo que de normal no se desean ni a sí mismos.

Y gastan hasta lo que no se imaginaron entre comida y los regalos...

Aquí es donde lanzo al pregunta del millón:
¿Por qué tiene que ser feliz la Navidad?

Y no quiero decir con ésto que el demonio del consumismo, que el infierno del servilismo que... nada.

¿Por qué Navidad debe ser feliz? ¿Por qué no otro día también? ¿Por qué no todos los días?

Suele ser hoy, y en año nuevo, cuando la gente se resiente más de sus muertos. Que la gente añora más sus pasados infantiles. Que la familia se reune entera y se cuentan cuentos de "la vez aquella en que a Reinita le dió por comer lentejas por antojo de embarazo, te acuerdas...?" Y todo el mundo ríe de buen grado el ataque al ollón de lentejas destinado al año nuevo de la familia de 19 personas...

No sé si es el inminente fin del año, mi vision pseudo-budista, marte retrógrado desde hace cuatro días en mi signo, mercurio retrógrado en no sé qué signo, el próximísimo eclipse lunar, mi SPM (Sindrome Pre-Menstrual) o el agotamiento por tanto trajín y corre-corre para terminar de planificar esta cena que vamos a celebrar hoy en familia y con algún amigo... pero estoy, francamente, tentada a pensar que bien podríamos hacer más reuniones familiares, más encuentros con amigos y más navidades a lo largo del año.

Al fin y al cabo, no a todos les dará ocasión de reunirse con sus amigos y familiares hoy porque ya no están aquí para contarlo.

¿Ven por qué les digo que deberíamos tener más "excusas" para reunirnos con los que más queremos?

A los católicos y no católicos que creen en las buenas energías, me gustaría que hoy se la pasaran rico. Con la familia o sin ella, con los amigos o sin ellos. Incluso si hay un prólogo del tipo "a pesar de ellos..."

Con la familia siempre hay tema por resolver, asuntos ingestionables, críticas ofensivas y/o desplantes varios... no se consuelen diciendo "pero por lo menos tengo familia". Nadie que bien te quiere te ofende o te humilla.

Para mí, empiezo a verlo así, la familia es ese espacio humano donde, no importa el sitio, el lugar geográfico, te sientes que el mundo ha desaparecido, cada instante que vives vale la pena atesorarlo y cada mirada que te dedican o cada sonrisa que contigo comparten es una bellísima sonrisa digna de la más hermosa foto. A sabiendas de que tienen sus muy recios temperamentos o sus incuestionables defectos. Pero ya no es "a pesar de su temperamento" o "a pesar de sus defectos"

Así que pásenla rico hoy. Con quien puedan, a pesar de lo que (o de quien) sea. A nivel energético, es una fecha con mucho movimiento, es la ocasión idónea par amuchos buenos deseos y muchas cosas lindas... aprovéchenla.

Y procuren, amparados en la excusa que sea, sin mayor aspaviento y con la gente que así prefieran, reunirse más, compartir más, reir más, comer mejor (eso sólo se logra cuando el sandwich de queso sabe a gloria: cuando el momento y la gente alrededor del sandwich son asunto casi de refinamiento gourment) y recordar con nostalgia, lágrimas o no, a aquellos que tanto nos quisieron y hoy no están acá.

Quizás el año que viene celebremos la navidad con menos carreras, menos angustias por lo que dirán la Tía Anacleta y el Tío Benito, más consciencia del pequeño lujo que es compartir con gente que uno aprecia... y muchas más sonrisas derivadas del mero goce de estar allí con esa gente más (o apenas) querida por uno.

Quizás entonces mi pregunta sea la de ustedes también: "¿Por qué la navidad debe ser feliz?"

Y quizás también le encuentren la respuesta que le estoy consiguiendo yo este año: "porque a pesar de que los mismos aguafiestas de siempre van a ir (los aguafiestas tienen su razón de ser: nos ayudan a apreciar los grandes contrastes de la vida. No se crean que son caprichos de la naturaleza!), sé que voy a compartir una comida especial que ayudamos todos a preparar, con gente que vale la pena hacer sonreir y que quiere sacarme todas las sonrisas posibles."

Sólo así les puedo desear una Feliz Navidad y muchas venturas para ustedes y sus seres amados... y esta noche, en algún momento, brindaré a la salud de todos ustedes y sus mundos de letras que han querido compartir conmigo desde tantas partes del mundo!!

Un abrazo a ustedes, mis silentes lectores y amigos blogueros!:D

2 comentarios:

Ana dijo...

Salud! Lulú!
y es un brindis sincero por ser el reflejo de tus letras el alma mia...
dices lo que yo no puedo en muchas o pocas letras y ese es un desahogo al leerte...

abrazotes
=D

Lulu dijo...

Anita:

Salud! Brindo por poder ser instrumento de tu desahogo de tu alma!

Abrazotes para tí también!