31 oct. 2009

Noche de brujas... Halloween

Decía ayer que hoy les hablaría de la noche de brujas. Heme aquí con el "corte y pegue" correspondiente pues la información pertenece a uno de mis blogs viejos. El que primero escribí...

... la redacción de este blog hoy se va de farra. Farra espirituosa. Voy a cantar al ritmo de otras lenguas, con velas, aire y agua, pegada a la tierra. Voy a una reunión wiccana para celebrar el Samhain: es noche de año nuevo para ellos.

Así pues, me toca meditar sobre lo que debo corregir, lo que debo eliminar, lo que quiero eliminar y lo que he alcanzado en este año. Veremos mañana qué pasa con lo que hoy haga.

No soy wiccana: amigos de una amiga me invitaron. No son mis dioses, pero igual los respeto. La magia en la que ellos creen es una variante de aquella en la que yo creo. Sí creo que es benéfico hacer un viaje interno y revisarse cada cierto tiempo. Si además tengo el ambiente y cuento con un grupo que me guiará para ello, definitivamente me interesa asistir.

Les dejo entonces con la historia de esta tradición en la que no creo como "relajito para disfrazarse" como ha derivado la tradición. Luego de averiguar sus orígenes, le tomé más respeto y me pareció más pertinente celebrarla. Me disfrazo de bruja, sí, pero sé por qué disfrazarse cuenta...

... hoy es el día donde el velo entre lo terreno y lo sublime se hace más fino y los espíritus de aquellos que han de comunicarse con los vivos tienen más fuerza y cancha para hablarnos.

Así, hoy dejaré que sean mis espíritus guardianes, mis maestros y mis ángeles los que me guíen en este viaje interno que tendré el honor de compartir con otros seres que, como yo, buscan mejorar cada día un poquito más.

Feliz Halloween!!

31 de octubre. Noche de Halloween, según algunos. Noche de Samhain según otros. Noche con una carga espiritual para muchísimos más. Y noche para echar broma y disfrazarse según un montón más.

El origen de esta festividad es bastante nórdico y algo pagano. La palabra "halloween" proviene de una corrupción que contraía el nombre que los primeros cristianos dieron a esta festividad: "All Hallows Eve" o, lo que es lo mismo, el día de todos los santos. Los antiguos Celtas de Irlanda (siglo V AC)creían que el 31 de octubre era el fin del verano y se celebraba con una festividad, el Samhain. Epoca para revisar lo hecho durante el año y para meditar sobre lo que deberíamos eliminar de nuestra vida, el Samhain era el fin del año celta, el año nuevo de los antiguos celtas iralndeses.

En la noche del Samhain, según las creencias antiguas, todas las leyes del espacio y el tiempo se suspendían y el mundo espiritual podía mezclarse con el mundo físico. Las celebraciones con velas, con agua y con aire complementan el elemento tierra. Para el que no lo supiera, los antiguos celtas estaban muy vinculados con los elementos, los cambios estelares y las estaciones. Un poco como los Mayas y su Templo del Sol o los antiguos egipcios y sus fabulosas y enigmáticas pirámides.

La costumbre que hace que la gente se disfrace en la noche del 31 de octubre es un poco más reciente que la festividad del Samhain en sí. Es una prédica popular en la que se decía que las almas de los que habían muertos en ese año salían a cazar un cuerpo del que deberían apoderarse y llevarlo consigo al mundo de los muertos. Como es lógico, nadie quería morirse, y menos a manos de un muerto. Entonces, lo que hacían eran apagar el fuego de sus hogares, para hacerlos fríos e inhóspitos, se disfrazaban para parecer seres grotescos y hacían desfiles ruidosísimos por los vecindarios, procurando ser lo más destructivo posible, para ahuyentar a los espíritus que, lógicamente, no querrían llevarse consigo semejante gente pendenciera y destructora.

Ahora bien, el cuento de apagar el fuego de las casas quizás no tenía nada que ver con lo de hacer el hogar más frío e inhóspito, sino que fuera un remanente de la religión druida. Los fuegos de las tribus celtas se extinguían para ser encendidos nuevamente con el fuego druida que se mantenía encendido todo el año y que provenía de una región del medio de Irlanda, llamada Usinach.

Los romanos, cuando llegaron a tierras celtas, adoptaron las prácticas druidas como suyas. Lo que ocurrió en siglo I AC fue que las prácticas druidas fueron asimiladas a creencias y tradiciones romanas que tenían lugar en los mismos meses. Así, el Samhain se convirtió en la festividad de Pomona, diosa romana de las frutas y los árboles. La representaicón de Pomona es la manzana. Esto quizás sirva de explicación para la tradición moderna de jugar a morder manzanas suspendidas por cuerdas en las noches de Halloween.

Las tradiciones relacionadas con el Halloween viajaron de Irlanda a los EEUU en 1840, durante la emigración que produjo la espantosa hambruna de la papa en tierras irlandesas.

El cuento de los niños recogiendo caramelitos de puerta en puerta es una tradición que se cree surgió con la costumbre europea (en el siglo IX) vinculada al 2 de noviembre, día de todos los santos. En esta fecha, los primeros cristianos caminaban de pueblo en pueblo para recibir "tortas de almas" que no eran más que panecillos con bayas. A mayor número de "tortas" recibieran, mayor el número de plegarias que deberían elevar por la rápida ascensión de las almas de los familiares difuntos de aquellos que regalaban panecillos. En la época se creía que todos los muertos, no importa cuan buenos hubieran sido, se quedaban cierto tiempo en un limbo y la oración, aun si era hecha por personas ajenas a la familia, podía ayudar a acelerar el pasaje a las alturas. Es que nuestra modernidad como que le ha dado celeridad hasta a la subida a los cielos, ah?

Las linternitas de calabazas tienen su tradición en el floklore irlandés. Tal como cuenta la leyenda, un hombre que se llamaba Jack, bebedor y bromista de los buenos, hizo que el diablo se subiera a un árbol ( vaya usted a saber que truco usaría para hacer que el diablo se encaramara allá arriba) y luego le talló una imagen de una cruz al tronco del árbol, por lo que el diablo no podía bajar de allí. Al final, Jack hizo un acuerdo con el diablo y le dijo que si más nunca lo tentaba, él lo dejaría bajar.

Al morir Jack, se le prohibió la entrada al cielo porque tenía malos vicios, pero tampoco lo dejaban entrar al infierno porque le había jugado sucio al diablo. Me imagino que por pura compasión, el diablo le regaló una linterna a Jack para que se alumbrara el camino en la horrible oscuridad. La linternita la colocaron en un nabo que había sido previamente vaciado, para proteger la luz de la brisa y hacerla que alumbrara más tiempo al pobre Jack. Para que luego digan que el diablo es más malo que malín...

En un principio, los irlandeses usaban los nabos para hacer estas lamparitas, pero cuando llegaron a los EEUU y se vieron el tamaño de las calabazas... se regocijaron de la felicidad de poder tener tanto espacio para poner las velitas. Por eso las calabacitas talladas y alumbradas con velitas son parte del Halloween.

Claro, tras la llegada de la Iglesia Católica a tierras irlandesas, ni de carambolitas se les ocurrió dejarles algún recuerdo de sus costumbres druidas: el día de todos los santos pasó a ser el 1ro de noviembre, el nombre de Samhain se los prohibieron pronunciar, les dijeron que se llamaba "All Hallow Eve" y claro, el 31 de diciembre, último día del calendario occidental, sería el último día del año. Esas festividades relacionadas con finales o principios de estaciones son pamplinadas que Dios ve con muy malos ojos. (Estoy imaginándome por un minuto cómo le hizo la iglesia para desarraigar la creencia pagana en tierras irlandesas.) Les quedó bastante bien, he de confesar... Pero me imagino que más de algún rebelde druida se quedó con sus costumbres que pasó de generación en generación y las transmitió hasta el presente.

Y la cultura de la información nos terminó de legar lo que salvó algún druida rebelde. En la actualidad más de un país adoptó esta festividad. Algunos por principios, otros por rochela, en varias partes del mundo se celebra el Halloween.

2 comentarios:

Ana dijo...

Hola Lulú... y que tal de farra?
creo que la mayoría aqui en México celebra el halloween para hacer fiesta...
es más bonito y tradicional celebrar el dia de muertos que es precisamente mañana...

un abrazo y que el recuento de los daños no haya sido mucho...

=D

Lulu dijo...

Ana:
Tan linda la celebración de ustedes! Más de uno que conozco, que no entiende que la muerte es como un nacimiento: se muere en algún sitio para nacer en otro, piensan que el día de los muertos es un día macabro.

Y me parece TAN lindo que ustedes sepan celebrar todo...

No, mi farra no se dió. ¿Te puedes creer? Se cayeron todos los planes! Hm! El cuento es muy largo pero fue más o menos que quedaron en avisarnos donde era y el evento empezaba a cierta hora y llegada la hora... y media, nadie nos había dicho dónde era y nos enojamos ambas.

Somos una cosa muy seria, yo sé. Una es leo y la otra aries. La junta es dinamita.

Me reuní con mi amiga, la ariana. Ella me leyó el tarot, yo traté de leerle el i-ching. El de ella es un oráculo más preciso. El mío es más ambiguo.

Los dos coincidieron en muchas cosas en mi vida y en la de ella. Leí la llama de una vela para darle respuestas a algunas preguntas de ella. Y me quedé a dormir en su casa.

Brujitas, par de brujitas. Pero brujitas buenas. Nada de encantamientos ni pócimas, ni filtros, ni nada raro. Brujitas convencidas de que la vida les dará pistas sobre cómo actuar más favorablemente en cada caso.

Así me desperté al 1 de noviembre con la certeza de que mis asuntos a corregir eran asuntos míos.

Un abrazote enorme! :D