30 oct. 2009

Bruja de amor

Una vez, en momento de encanto
una bruja de amor me embrujó
con sus ojos tan grandes y llenos
de fuego más fuerte que el fuego del sol

No pudiendo, desde ese momento
ser ya dueño de mí, sucedió
que la bruja jugaba conmigo
cual nadie en el mundo con otro jugó

La tirana vendóme la vista
con un velo de loca ilusión
y sus dientes preciosos se hincaron
en el fondo de mi corazón

Como fruta que es dulce en el sueño,
y que amarga también el dolor,
fue para ella mi carne sensible
y dióme en su boca nefasto licor

Pero al fin, con alquimias y magia,
a la bruja logré dominar
mis pupilas de incendio, iracundas,
sus hondas pupilas pudieron quemar

Desde entonces, no supo la pérdida
seguir siendo mi bruja fatal,
y mis manos jugaron con ella
cual niño con una muñeca va a andar.

Su mirada velé con el velo
de una trama sutil y falaz
y mis dientes mordieron su carne,
perfumada, con gesto voraz

A su vez fue mi fruta, la bella
amarga, peligro a dejar
y en su boca mis labios pusieron
el antídoto contra su mal

Es así como ahora conozco
los misterios de su honda pasión
y doy filtros, consejos y drogas
a niñas que quieran ser brujas de amor

El Brujo. Carlos Gardel


Noche de brujas mañana.

Alguna vez hablé del significado del Halloween.

Les haré infidencia de ese evento mañana, el día de brujas en sí.

Lo que pasa es que hoy sí me siento bruja.

Bruja como esta. Bruja como la del Sabina.

Una pobre bruja que perdió su magia, que iba para reina y quedó convertida en una del montón por culpa de un brujo...

Y yo, que nunca llegué a ser bruja de amor, sino niña que aspiró a, hoy siento que quiero arrancarme del pecho todos esos dolores, lanzarlos en el caldero donde cocino sólo aquello que me es indiferente y bailar de alegría, ligera y sonriente otra vez. Rebosante de ilusiones e inocencia perdida.

Quizás un poquito de magia, de la de verdad, me ayude a ver más claramente el camino.

Y quizás, sólo quizás, por eso a mí me dicen algunos "brujita".

Así que mañana, entre rituales y sonrisas, expectante pues en la noche se aligerará el velo entre los vivos y los muertos, me prepararé para bailar y cantar las dichas con las que la vida ha tenido a bien bendecirme en este año de siembras, cuidados y cosechas...

... y echaré candela sobre los abrojos y yerbajos que haya logrado detectar y sacar de entre mis cultivos hermosos.

2 comentarios:

Ana dijo...

hola Lulú !
que los motivos para echar candela se logren...
que tu noche se vea colmada de tranquilidad y a partir del 31 veas florecer tus huertos internos
abrazos
=D

Lulu dijo...

Ana!!
Ayer estuve vaga... vaguísima...
Los huertos internos han florecido, de verdad que sí. Sólo que ahora los quiero estilo Versalles: hermosos, perfectos, de ensueño...

... como se los merece aquel que ha de venir a hacerlos florecer de puro reirnos y vivir los altibajos de esta locura que es la vida.

Abrazos par tí y feliz semana! :D