14 feb. 2009

El sexo en internet

"Qué hace el sexo en internet"
Sin tí, sin mí. Ricardo Arjona.

Temas importantes para sentar posición. Temas críticos para iniciar debates. Temas que no se discuten si no se quiere crear polémica. Temas. Hay muchos. Arjona es experto en romperle las pelotas (según él) a más de uno. A mí, me parece que siempre se queda en la superficie.

En eso es consistente. Es un rebelde sin causa y sin mucho esfuerzo detrás de sus posturas. O por lo menos si lo hace a mí no me rebela el análisis crítico que precede a su afirmación. Pero lo que más me molesta de él no es que toque temas que se consideran "cruciales" o "polémicos", sino que es contradictorio al tocarlos.

Allí peca de consistente. Y cuando la gente no se plantea en totalidad un tema y lo autodiscute ante de asumir una posición, entonces se convierte en un "rebelde sin causa"o un experto en contradicción. Eso es Arjona para mí, no pasa de ser un "contradictorio porque sí"

Me explico: en una canción (Tu reputación) habla de la máscara que la sociedad pone al hecho de que una mujer pueda llevar una vida sexualmente libre, ajena a los rumores. En otra (abarrotería de amor) habla de lo gozoso y lo benéfico que resulta la prostitución desde un punto de vista meramente romántico (y hasta se atreve a librarla de todas las interferencias con las que se encuentra mezclada la profesión más vieja del mundo en la actualidad...). En ésta canción, por lo menos lo entiendo así, hace una asociación de elementos que resultan absurdos entre sí. El primero de la lista es "el sexo en internet".

Tema importante si lo hay, es el sexo. Nos define, nos construye, nos abstrae, nos hace crear y nos destruye. Es el mito de Eros y Tánatos en la vida cotidiana. La vida antecede a la muerte y la muerte tiene fin porque dará paso a la vida. La "petite morte" de la que hablan los franceses es ni más ni menos que el orgasmo científico del español: una "pequeña muerte" que nos devuelve de golpe a la vida. Es como todas las muertes, individual, y nos lleva, como todos los nacimientos, por un sendero individual. ¿O acaso me van a decir que el orgasmo no es la experiencia más individual que se pueda tener sin aspirar al ascetismo religioso de un nirvana o una iluminación?

Así el sexo nos define de entrada. Y nos lleva dando tumbos por la vida. Hay quien vive hedonistamente para el sexo. Hay quien vive alejado del sexo. Hay quien acepta el sexo. Hay quien critica el sexo. Hay quien no vive sino que asiste a su vida sexual. Hay también quien asume su vida sexual y la disfruta de manera "saludable" para los estándares médicos y psicológicos. Pero sea como sea, nos define. Tomamos una posición a favor o en contra ,más o menos marcada y siempre tomándolo como punto de partida. Levante la mano quien no lo haga...

En la literatura el sexo antecede muchos temas o es el centro de muchos más. Las gestas épicas siempre tuvvieron un narrador, y existieron amantes y cortesanas que hicieron y destruyeron reinos enteros. Tómese por ejemplo a Penélope y la expedición de los Argonautas, por irnos a lo más antiguo. Ni voy a mencionar las luchas entre godos, visigodos, vikingos, Enrique Octavo, su hija Isabel Primera, Felipe el católico en España y Luis XIV, XV y XVI. La cama vaya por delante. Hay literatura erótica. Hay literatura pornográfica (el género es invención mía, no sé si es reconocido así) y fuera de esos dos ámbitos también hay sexo, de una manera u otra, por toda la literatura.

En la internet, como en los libros, la elección del tema depende del escritor y del lector. Hay libros de sexo porque hay lectores de sexo. Hay libros de literatura erótica porque hay lectores de literatura erótica (Anais Nin, estimados, es un muy buen punto de inicio... se matan dos piojos de una vez: es literatura erótica escrita por una mujer, no por un hombre. No apto para pacatos ni para gente que está dada a los pensamientos sobre las mujeres como criaturas asexuadas...). Hay televisores porque hay consumidores de televisores, ¿no?

Así que, Sr. Arjona, le lanzo yo la pregunta: ¿cuál es la incongruencia entre el sexo y la internet? Si tuvo la capacidad de abstraer el sexo comercial (la prostitución) de todos los elementos actuales que lo desvirtúan y lo embadurnan de mierda para llevarlo a su expresión más romántica, ¿qué le impide ahora hacerlo con el sexo en la red?

¿O me va a decir que está en contra del puritanismo pero también en contra del libre intercambio de información sobre el sexo? En esta época donde saber más implica tener más capacidad para evitar problemas... me parece una incongruencia de su parte.

5 comentarios:

.... dijo...

no me gusta arjona =(

me parece un hipocrita.

Lulu dijo...

Y bueno, entre hipócrita e incongruente... la cosa es que a mí no me llena nada de lo que hace el señor Arjona.

Pero aclaro por qué no me parece convincente ni interesante su trabajo. Además, fuera de muchas cosas, hay una rabia interna, muy de él, contra absolutamente TODO lo que lo y nos rodea... y como no me gusta la gente rabiosa ni protestona que se abstiene de brindar soluciones, hay otra razón para no formar parte de su grupo de fans.

Mimi Moreno dijo...

Pues, a mi si me gusta Arjona, tengo toda su discografía, me gustan muchas de sus letras y si es hipócrita o no es caer en juicios y no soy quien para juzgar a alguien del que solo conozco sus canciones, no su vida privada sino como artista.

Ahora, el sexo en internet... mi humilde opinión es que es como el microondas, calienta pero no cocina, es incompleto, es una simple calentada en donde los que se ven son los mismos actores de la pelicula erótica, con la ventaja (o desventaja?) de que los separa una pantalla de vidrio, el sexo es visual pero también kinestésico y auditivo.

Pero hay para todos los gustos, habrá gente que se lo vascila un tiempo, lo disfruta y hasta se dedicará a ello en sus ratos libres como el que prefiere contratar una prostituta, o prefiere una stripper o hacer un trio... en el sexo ciertamente todo se vale.

Ahora, no pertenezco a ningún club de fans de Arjona, pero si me gusta lo que hace, si transmite rabia o no, no lo se, es un artista y todos tienen sus etapas, Muse, Pink Floyd, Alanis Morissette, solo por citar algunos que oigo muchísimo, han tenido su época de drenar la rabia por sus vidas emocionales, lo que no les guste de la sociedad, o del mundo en general
Y es asi, como en el sexo, en el arte también todo se vale, y es verdad Lulu, si existen televisores es porque hay gente que los compra y si existe Arjona es porque hay gente que lo escucha.
Y yo lamentablemente no voto por el sexo en internet no por pacata, sino que no tiene ningún sentido.
Namasté.

Lulu dijo...

Y bueno, Mimi, ciertamente, si hay Arjona es porque hay quien lo escucha. Allí estamos de acuerdo.

El asunto es que yo lo interpreté como "el sexo como tema discutible" y tu lo enfocaste desde "la pornografía en la internet". Dos ángulos distintos (y coincido con tu visión en el caso de tu enfoque del tema) y que quedan "ambiguos" por la no precisión del tema en la canción.

En fin, que siga habiendo sexo en internet... como literatura, como material de consulta, como farmacopea, como orientación y fuente de información. ¿Como pornografía? Como bien dices tú: es asunto de cada quien... a mí no me emociona.

Pd: está interesante la comparación con el microondas, sobre todo porque tengo un amigo fan del microondas y yo soy anti microondas... por razones personales de radiaciones y sabor de los alimentos. "Es igual pero no es lo mismo" es mi lema...jajajajajaja...

Namasté!

marichuy dijo...

Miss Lulú

Qué le puedo decir, el tipo me choca, pero ya no lo voy a criticar en Internet, porque sé que a mucha gente le gusta. En cuanto al sexo y a la muerte, ese sí que es un temazo y cada quien elige el tema y el teórico a seguir y leer, sea en papel o en Internet.

Un abrazo