11 feb. 2012

Colombianidad

Tengo ausencias de su mercé mientras oigo un tango arrabalero.

Me lleno de olores de pandebono y panela, de su perfume y un café.

Me duelen los ojos de recordar tantos lugares visitados desde su sofá y nuestros besos, de su mano y por sus museos habitados por gente muy colorida.

Tengo antojos de flores y colores, de sus caricias y sus S bien marcaditas.

Se me antoja una ebriedad con acento caliche, con calor paisa, con color antioqueño.

Tengo nostalgia de usted, mi mercé. Nostalgias que sólo se curan con más tango, más chocolate y más Borges o Benedetti. Porque si llego a oir un vallenato, le juro que lloro hasta disolverme!

No hay comentarios: