3 ene. 2012

Carta de amor desesperada

Querida tú,

Sí, lo que dices que siento es tal cual lo que siento. Aunado a que tengo que hacer un viaje, un recorrido. Eso es algo que me debo a mí.

Nunca me he querido aprovechar de tu fragilidad como ser humano. No me perdonaría hacerte daño sólo por saciar mis vísceras. Por eso, y sólo por eso, no me quedé. Sólo porque soy un cristal no me quedé. Porque me has regalado tanto, no me quedé. Sólo porque te pienso 28 ó 30 horas al día los 12 días de la semana, no me quedé.

Sólo porque me encanta estar a tu lado, verte sonreir, y lo quiero hacer siempre, me fui. Para poder quedarme siempre a tu lado, para darte mi arte y mi ternura, me fui. Para poder verte a los ojos sin culpas y sin vergüenzas, con el amor que te tengo, y no darte un trago amargo que no te mereces, me fui.

........

1 comentario:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Tengo que decirte que he amado varios de tus posts. Este es uno de ellos