20 ene. 2011

Mi credo

Creo en la amplitud del cielo para vengar con perfecciòn y cuidado cualquier injusticia que contra cualquier ser se cometa.

Creo en el tiempo como el mejor maestro de la ley de causa-consecuencia.

Creo en los equìvocos como fuerzas que te obligan a corregir los càlculos o replantear las fòrmulas que habìas elucubrado.

Creo en el descanso como la materia prima de la que nacen las grandes ideas o las soluciones geniales.

Creo en la dulzura de un atardecer que se acompaña con la satisfacción de un día bien utilizado.

Creo en el trabajo que se hace con una sonrisa en los labios y un empeño por ser mejor cada día.

Creo en el espíritu de supervivencia como motor que impulsa al hombre a llegar más lejos o más arriba de lo que nunca creyó.

Creo en la perfección misteriosa que se esconde detrás de cada hoja de cada àrbol.

Creo en la fuerza vital que nos corre de la tierra (por los pies) a los cielos, a través de la cabeza.

Creo en el animalito salvaje que todos llevamos dentro y que nos obliga a ser más humanos y éticos con nuestro mundo cada dìa.

Creo en los sueños como combustible para impulsarnos en medio de este marasmo que no comprendemos o nos aplasta a ratos... pero que nos obliga a considerarnos desde una perspectiva màs allá de la humana.

4 comentarios:

Más arrecho que Pedro Castillo ;-) dijo...

Creo en la certeza de este amor que has hecho nacer en mi :-)

Daniela dijo...

Amén!

GAB dijo...

Me llama la atención el primero. (me hizo alzar la ceja) no obstante el 3ro y cuarto no puedo menos que suscribirlos. =) Interesante ejercicio.

Abrazotes.

[ berna ] dijo...

Puedo practicar el Luluismo?? :)

Me llamó mucho la atención "el tiempo como el mejor maestro de la ley de causa-consecuencia"... qué cierto!

Hace unos días leía de nuevo el Credo de Aquiles Nazoa, y mira con lo que sales tú.

Hermoso-hermoso, mi Luluciernaga.