2 jul. 2010

Niña llorosa

A ver, chiquita, dame la mano. Sí, ven acá, no llorés más, dime ¿qué te hace daño? ¿Quién te lastima?

Ven, que yo te voy a cuidar de todos los que te hacen daño. Siéntate aquí, a mi lado, ven que te abrazo.

Ah! Qué gritos! Bueno, anda, grita si quieres gritar. Déjalo salir todo. Anda. Llora... llora mi niña, llora... Que debes tener razones para hacerlo.

Y cuando te calmes, me las contarás.

Llora, llora mi bien, anda... que te hace bien al corazón.

Ahora sí, respira profundo, ven que te abrazo, ven... así. Tranquilita.

Deja de llorar, ya pasó todo, ya salió todo, acá te cuido yo. ¿Sí? Quédate tranquila, corazoncito mío, que todo está bien, no llores más, ya estás bien, ya botaste todo, Ya. Ya. Ya pasó todo. ¿Sí? Todo está bien, todo está bien...

Ya verás, mi niña, que juntas lo vamos a resolver. Ya vas a ver que todo, luego, va a estar bien. ¿Sí? Eso, así estás mejor. Dame un abrazo...

2 comentarios:

Potter dijo...

Diosa...

Con respecto a tu post....

(ando en un desorden de lectura, post actuales y bajo el cursor hasta post de hace un mes, y regreso... bueno estoy como buscando a Lorca entre sus obras y los hechos de la realidad y no me lo encuentro..)


con respecto a tu post...

(Oye que linda nueva casa... ujú colores y adorno hogareños...)

Con respecto a tu post...
... lo importante es no dejar morir ese niño que llevamos dentro, así sea que tengamos que curar las heridas causadas por los tropiezos de la vida... ahí debemos ser unos adultos maduros, y cuidar como se debe a nuestro niño interior...

Un abrazo, a ambas!

[ berna ] dijo...

Creo que voy a guardar esto y leerlo cada vez que necesite que se calmen estos gritos que vienen de esta niña que no se cansa de decirme que no la olvide.