15 feb. 2010

Niños eternos

No somos muy diferentes de cuando éramos niños. En ocasiones nos queremos salir con la nuestra, hacer a nuestro gusto y guisa, que nos den la razón y, encima, alardear y sacarle la lengua al otro.

Papá y/o mamá nos pusieron orden y procuraron enseñarnos a ser menos caprichosos y arrogantes, mientras soñábamos con "ser grandes" para hacer a nuestro antojo...

... y así sería si no fuera porque la vida procura siempre enseñarnos que no todo es como queremos, ni cuando queremos.

4 comentarios:

Ana dijo...

si asi fuera! sabes donde me gustaria estar ahorita...????

lástima!
:(

abrazos

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

A veces lo mejor no es lo que queremos, no?
Por eso es que simplemente no se da.

Besote.

Y yo de niña era una peleadora en potencia.
Peleadora que ahora soy con todas las letras, jajaja.

[ berna ] dijo...

Esto es tan cierto!
Me di cuenta de esto desde que empecé a estudiar el rol de Clara la primera vez. Aun considero que es difícil actuar como una niña (recordando cómo es que se hacía) pero a la larga te das cuenta que de adulto sientes las mismas cosas, pero uno se comporta.
O mejor dicho se "comporta".
Sin embargo, ojalá muchos adultos recordaran cómo era ser niños.

Lulu dijo...

Anita:
No, no lo sé...
... pero sí lo sospecho! :(

Besos!!
-------------------
Miss you, not the Crawford:
Y sí... "lo que viene es lo que conviene", dicen por mi tierra.

Y claaaaa... somos dos, sabías? Peleadoras con todas las letras!! Jajajajajajajaja...
Besote a vos...
--------------------
Berna:

Sí, de eso intentaba hablar acá, de "comportarse", de "simular que uno es grande"...
Pero hay rasgos de la infancia que perdemos para siempre y que bien valdría la pena recuperar...

Un abrazote!!