15 feb. 2010

Cuervo citadino

Como buen cuervo, se pasea de arriba a abajo por la calle cazando, con su ojo aguzado, algún brillo incandescente que le revele un trocito de algún posible tesoro.

Va sola, nunca acompañada... son así los cuervos: solitarios por el puro egoismo de poseer su tesoro.

Y no la culpo, no es fácil la vida en la gran ciudad. Y menos cuando es una gran ciudad tan sucia. Y menos cuando se es tan pobre. Y menos aún si se vive a orillas de las cloacas, buscando entre la mugre, los desechos de la humanidad citadina y los retazos de la cotidiana miseria, el destello de algún anillo, cadena o pulsera que haya ido a parar a su

No hay comentarios: