30 dic. 2008

Fiesta en el Caribe


Luego de tanta música, tantos músicos, tantas risas, tanta brisa fresca, tantos cocteles, tantos bailes apretados. Luego de tanto merengue, bachata, salsa y guaguancó. Tras mucho ver y dejarse ver. Después de algunas cejas alzadas y ciertos labios rozados. Tras algunos traspiés buscando una brisa más fresca y una calle más solitaria. Luego de dejarse llevar por la guía sabia de las paredes rumbo a casa, sólo queda una humilde botella como testigo mudo de todo lo que hubo en esa calle, con tanta fiesta, grito y alborada.

A veces, ciertamente, una imagen vale más que mil palabras... a veces, aún más en el Caribe.

4 comentarios:

MALÚ G. NEYRA dijo...

Bonita foto :)

azpeitia dijo...

Imagen como dices, que resume el mundo artificial de la felicidad apoyada por las drogas, el alcohol y la música especializada en la rotura de tímpanos y nervios...tu sensibilidad se desborda en lo que expones....un abrazo de azpeitia

EDUARDO GUTIERREZ dijo...

Rosa de los vientos

En alas de espantosa penumbra
O en flamas insomnes y sedientas
Mis ojos vacíos cansados
Mis noches calladas reflejan
Camino suspirando algún recuerdo
Cuando la rosa de los vientos
Se deshoja de aburrimiento
Y en la esquina de algun bar olvidado
Espero taciturno a que amanezca
Para ver incrédulo
los rostros limpios
Y semblantes nuevos
De los jóvenes
Que se preparan para la vida
De las amas de casa que barren la banqueta
Del señor de la tienda de abarrotes
Y del voceador de diarios que se juega la vida en un crucero
Mientras yo amanecido y aturdido
Con aliento de dragón pálido y ojeroso
Con un cigarrillo en la boca
Y suspirando algún recuerdo
Les haré saber que nadie sale bien librado
De la garra de una noche en el exilio del hogar
Pensar mientras los otros duermen
Es morir mientras los demás viven
Y yo vivo entre alas de espantosa penumbra
Entre flamas insomnes y sedientas
Pensando sin querer
Que en nuestro suburbio barrio mansión o barranco
La muerte solemne nos espera
Aun a mi...
Que deshojo la rosa de los vientos
Solamente por aburrimiento

un saludo desde el humomalsano

Lulu dijo...

Gracias a todos...
Malú: Así suelen ser las cosas cuando las ves desde otra óptica ;)

Azpeitia: A veces la música no tiene que romper los tímpanos y a veces, a pesar de que rompe los tímpanos, no la oyen quienes están interesados en el lenguaje corporal de aquel que intentan seducir... Es tan sutil, tan fascinante, el trabajo de lo más simple, lo más primitivo que nos abunda en los festejos y las reuniones...

Gracias por tu presencia, los elogios y el ojo atento para captar la esencia... Un abrazo!!

Eduardo: Queda perfecto. Gracias por leer entre líneas y mostrarme tu visión como testigo de excepción de aquello de lo que yo no presencié... Dos visiones de un sólo evento.