16 ene. 2011

Hastío y tecleo

Escribir, escribir, teclear, teclear..
Quiero teclear el hastío de toda mi impotencia, la bruma de todo mi smog.
tic, tic, tic, tic.

El que suena.
El que me como.
El que produzco.

Soy la furia que calcina teclas a la velocidad de su fatiga, que cambia, que se volatiliza, que sirve de empuje y combustible para mis cercenantes gritos.

Soy la suma de muchos cansancios, algunos llantos y muchas risas. Soy hendijas de secretos y pliegues de misterios que aún no descubro y me empeño en descifrar.

Y uno a uno voy sumando.
Uno a uno voy olvidando.
Uno a uno voy sacando.
Y dentro de mí, voy danzando.

-------------------------------------

Lo que acaban de leer lo escribí en algún momento del último semestre del 2010. No tengo la fecha pues olvidé anotarla. Considerenlo pues "no vigente", pero sí asunto que consideré lo suficientemente "elaborado" como para botarlo sin más.

Supongo que el tráfico caraqueño me tenía muy harta y probablemente aún no tenía la lesión en la espalda. Así que creo que fue antes de septiembre. No sé cómo no le anoté la fecha. Ni siquiera tiene título! Seguro dije "esta noche lo pego en el blog" y no lo hice y la libreta pasó de cartera en cartera hasta hace 2 semanas, que lo encontré, lo arranqué y lo puse en mi escritorio para "pegarlo en el blog en estas noches"...

... que mi vida va regida por el grado de cansancio que tenga y a veces lo que me parece muy posible al inicio del día, no es ni meramente considerable al final de la tarde, mucho antes de llegar a casa.

Que tengan un feliz domingo!

1 comentario:

Daniela dijo...

Es hermoso todo
el contenido profundo
de tus pocas palabras.
Ese es un talento...

Se nota lo cansada
que te encontrabas

Espero que eso haya pasado
:)


Saludos!