14 may. 2010

Te dejo una nube de besos

Quisiera pintar tu rutina con terciopelos azules y amarillos de naranjas rezumantes de dulzura.

Con dedos de briznas, quisiera puntillear en tu piel y dejar una estela perfumada para reconocerla al abrazarte.

Quisiera calentar tus sonrisas cada vez que algo te perturbe, o te moleste, con unas llamaradas de rojos.

Con verdes quiero trenzar todas tus angustias para llenarte de esperanzas y calma.

Quisiera, con cordeles, atar a tu cintura a la mía y escuchar tu voz cantarina musitar al ritmo del crepitar de tus fuegos.

Con rios de leche quiero bañar tu piel y sujetarte fuerte a la vida mientras me dejo fluir entre tus manos y tus palabras de amor.

Pero como no te tengo aquí, conmigo, te dejo una nube de besos para recordarte que sigo oliendo a tí.