20 sept. 2009

Memorias: ¿qué se siente ser yo ahora?

Meulebeke, 21 de septiembre de 2005

Flotar...
Sobre la nada y querer volar hacia la luz.

Pesar...
Más que el aire y no poder remontar las alturas.

Llorar...
Para hacer un río que desemboque en una laguna rebosante de verdor.

Mirar...
Con mirada serena y seguir un trazo de luz en el cielo.

Desear...
Conseguir la paz que me falta.

Respirar...
Y en cada bocanada amordazar a todas las funestidades que me recorren el alma.

Exhalar...
Dejando que la vida renazca en mi alma.

Imponerme...
Sobre todas las tristezas que me embargan.

Caer...
Por estar falta de alas para pintar de colores el mundo.

Infinita...
Llena de recursos que yo no conozco y sé que me harán llegar una vez más.

Frágil...
Como una flor en un huracán.

Confiada...
De que a la tormenta la seguirá una calma.

Agotada...
De tanto observar para aprender y tratar de adaptarme al cambio.

Sin rumbo...
Queriendo, y no, detener el viaje.

Saber...
Que sé más que ayer y menos que mañana. Y que todo me ocurre por una razón.

Entendimiento...
Lo practico tan poco, y lo ejerzo menos.

Yo...
Adjetivo, verbo, luz, oscuridad, voz, silencio, bruma, claridad, lucha, descanso, optimismo, desánimo, escepticismo, magia... y un poco de fe.

5 comentarios:

Ana dijo...

y en cada bocanada amordazar todos los males... y en el exhalar disiparlos
ojala y asi se borraran hasta los males de amores, no crees...
en este momento deseo tanto retroceder el tiempo...
imposible
un abrazo, me encantaron tus descripciones...
=D

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Cómo te entiendo! Por Dios cómo te entiendo...!

Lunes.
08.35 de la mañana...
No te imagines mi cara...
:P

Pero ya te respondo el mail.
Besos

Lulu dijo...

Ana:
Colgué este post de mi blog más antiguo porque estaba buscando algo "publicable" en mi bitácora... y no supe despegar los ojos de este post.

Es tan poético, tan desesperado, tan lleno de tantas emociones encontradas.

Ya no sé recordar cómo podía vivir una cotidianidad así. Ha de haber sido absolutamente asfixiante.

Y vivía así.

Noo! Retroceder el tiempo jamás!
Lo que pasa es que nos traiciona el recuerdo: Queremos dar marcha atrás al reloj porque sabemos, sentimos, que lo mejor que hemos vivido hasta ahora radica allí, en nuestro pasado...

... pero no sabemos qué nos trae el futuro, ese que construimos a partir del "hoy".

Probablemente sea mucho pero mucho mejor... pero no lo tenemos aún, viene por ahí.

Entonces, vale la pena anclarse en el pasado?

Ah?

Te mando un abrazo... para consolar a ese corazoncito apachurrado ;)

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Puedo jurar q comenté esto...

Lulu dijo...

Miss Cindy "No Crawford":
Y claro que lo habías comentado!!!
Pero no me llegó la notificación de Blogger al correo... Mercurio está retrógrado por acá y no te cuento las qu enos hace! Ja!

Por cierto, e-mail respondido...

Un abrazote!!!