31 ago. 2009

Si no te hubieras aparecido

Y va una cachetada... Siguen los gritos.
Frente a él, una avalancha de gritos, cabellos ondulantes, uñas de gel, tacones de goma e insultos repetidos, amenaza con asestarle otro porrazo con la cartera.

Recuerda las muchas veces que le hiciera pasear en su moto, a todo sonreir, por la ciudad. Y cómo, feliz de contento, tras haberla enseñado a montar sin riesgos de quemaduras con el tubo de escape, la depositaba a salvo en su casita humilde, en la barriada que él conocía y frecuentaba porque sus amigos tenían intereses de faldas y de negocios allí.

Se le vienen como flashes a la cabeza los regalos costosos que le hiciera, las fiestas y los "matinés" a los que asistieron juntos, lo rico que bailaba champeta, lo mal que la hacía sentir cuando otras niñas se le insinuaban y él volteaba a verlas...

... se sentía y se sabía culpable. Ella trabajaba y estudiaba y era una "niña de bien" en su casa. El era todo un partidazo para ella porque tenía sueños con ella. Y ella le había dado todo lo bueno que ella podía tener para él. Sí, hasta "su flor más pura".

El, a cambio, es verdad, seamos honestos, se portaba bien con ella: la llevaba de paseo, le regalaba ropa, la llevaba al cine, le invitaba helados, le atendía con detalles las comidas que la mamá de ella preparaba cuando él iba... la llevaba a la universidad, la traía a casa luego de pasear un rato con ella 2 veces por semana. El siempre se había portado bien con ella y su familia.

Y ahora todo se había ido a la mierda por un besito. Un simple besito que él le dió a "la flaca", la amiga de ella. Pero si estaba y está riquiquita!! ¿Qué hace uno con sus hormonas cuando pasa semejante mujer frente a uno y de paso, sin mediar mucho, agarra y le planta un beso en la boca en plena fiesta en casa de la novia?

Los gritos empezaron allí mismo, cuando ella entró a la cocina y lo vió arrinconado con "la flaca". fue un sólo grito, de sorpresa y frustración: "No me expliques nada, no quiero saber nada!" Lágrimas negras por el rostro de ella, las hermanas protegiéndola, la madre y el padre viéndolo con reprobación, "la flaca" recogiendo sus cosas desapareciería sin que se dieran cuanta sino los dos hermanos de ella. Justificarse ante la familia de ella fue inútil. Rogarle a ella que hablaran también lo fue. Tuvo que irse, sólo, molesto, reprochándose...

Dos semanas estuvo mandándole mensajitos de texto, tratando de hacer que ella hablara con él. No le atendía cuando la llamaba, no respondía sino a uno de cada 5 mensajes de texto que enviaba. Accedió, gracias a una amiga mútua, a hablar con él. A ver si podían "arreglar" lo que había pasado. Después de todo, y como le había dicho su amiga: "no fue culpa de él si a la tipa se le ocurrió agarrarlo y besarlo. Lo arrinconó en la cocina, me contó él. ¿Era verdad? yo no pude verlo porque no estaba allí... pero si lo hizo así, con la que tienes que enojarte es con la basurita esa, no con él..."

En realidad, sí, él había podido evitar todo si hubiera esquivado a "la flaca". Hubiera podido hacerse a un lado y decirle que no. ¿Pero quién coño se resiste a un mujerón así? Además, ella estaba arreglando lo de la torta en la sala, no se suponía que fuera por allá, sino que él saldría con todo en un instante. Si tan sólo no se hubiera aparecido...

-Si no te hubieras aparecido, no habrías visto nada...

Y quiso poder tragarse las palabras que acababa de decir... allí ella, hecha una furia, sin más palabras que un "cabrón de mierda", le asestó el primer golpe con la cartera, en el brazo.

El sabía que todo lo que venía, se lo tenía merecido. Y allí va otra cachetada que logró plantarle...

7 comentarios:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Yo también le quiero pegar!! puedo puedo???
Plis!!!

Lulu dijo...

Miss Cindy, never Crawford:
Jajajajajaja... claro que puedes!
Todo pasó en la planta baja de mi edificio a altas horas de la noche, anoche. Me quedé pensando en el asunto, me imaginé toda la historia...

La chica lloraba y se agarraba la cara ocn las manos, cuando él se acercaba a consolarla, ella le batía las manos, se alejaba hecha una furia y le gritaba cosas... se iba taconeando lejos de él, él se devolvía a la moto...

Supuse que la historia era como para pegarle. Péguele por lo que yo no le pegué...

El Lord dijo...

uhmmm, que novelera eres....jajaja, lo que te imaginas!!!

Lulu dijo...

Lord:
jajajajajajaja... a veces soy novelera. A veces filosófica...

La vida es una novela. No narrada. Y mucho más exagerada que las novelas más exageradas... que lo diga Leonardo Padrón! ;)

Saluditos...

Gustavo Puntila dijo...

Ay dios, cosas de carteras, lágrimas negras y "encerronas"... Y al fin de todo, la actitud más machista... Yo le huviera dado su buen puño!

Me divertí mucho con la historia triste de aquella chica... Que pecado!

Mi queridísima Lulu, mil gracias por tu comentario en Flores muertas, tragos vivos. Es todo un honor contar con tu opinión, me sentí que hiciste un exquisito Gustavo Puntila por Lulu, mil y mil gracias!

Lulu dijo...

Sr Gustavo:
Le juro que no sé si era tan machista la actitud del chico porque, como le decía arriba a Miss Yo no soy Cindy Crwaford, todo me lo imaginé... con esa "novelera" imaginación, como la calificó justo arriba "Lord", que tengo a ratos.

Jajajajajaja... diviértase, que nada pecaminoso resulta eso! Jajajajaja... (me encanta ese regionalismo tan colombiano...)

Ah! Mi comentario en su post era un masajito mental... creía yo que me estaba complicando de más y que su intención era ponernos a pensar "un poco"...

... jamás hubiera imaginado que nos parecíamos tanto en miradas! Jajajajajaja... Que gustazo!!!

Gracias a usted por sus escritos!!!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

jajajajajajaja me encanta ver peleas.
jaja te juro